Posteado por: Adhara | octubre 7, 2010

carta a una escritora vaga

Un mail que mandé el otro día a alguien que desea permanecer en el anonimato, pero que os vendría bien a un@s cuant@s. Palabrotas, espontaneidad y posiblemente continuidad nula:

de todos modos es que te centras demasiado en esas noches a las 5 de la madrugada en las que de repente te apetece escribir. nena, vas a tener que echarle huevos y escribir sin ganas, y escribir sin que te guste lo que está saliendo, y escribir con sudor y lágrimas. te aviso desde ya. si esperas a estar megainspirada, terminarás escribiendo medio párrafo al año.

empezar desde cero. vamos a ver. antes pensaba que no iba a poder darte demasiados consejos sobre empezar desde cero, pero luego he pensado que yo basicamente empiezo desde 0,01, así que tampoco es tanta diferencia. como no soy dios, no me despierto un día con un argumento completo en la cabeza. como, a no ser que me ocultes algo, tú tampoco eres dios, vas a tener que asumir que eso no va a suceder. todas las historias empiezan por algo de tamaño entre ínfimo y pequeño, y a medida que se piensa en ellas se van desarrollando.

esa es una de las claves: pensar en ellas. no vale decir “tengo esta idea” y dejarla estática, acordarse lejanamente cuando quieres escribir, “ah sí, esa idea que tengo”, y esperar a que saque brazos y piernas ella sola. tienes una idea. puede ser algo simple o algo más complicado. ejemplos propios y egocentricos: caminando al atardecer por venecia con fer y deira empezaron a sonar campanas y de repente las calles de tiendas por las que ibamos se vaciaron y las tiendas cerraron. pensé “parece un toque de queda” y de ahí terminó saliendo acquaforte. sin embargo jylian fue un sueño, uno complicadillo y largo del que me desperté sabiendo la historia básica de deinon, angelus y nora. a partir de ideas así, mínimas o algo más elaboradas, es donde puedes empezar. pero como te digo tienes que dedicarlas tiempo en tu cabeza. no quiero decir que te quedes mirando a la pared, concentradisima en ellas, porque eso te va a agobiar. pero mientras haces la cama, joder, que a estas alturas debe ser automatico xD mientras friegas, o coges el bus, o ves algo en la tele que no te interesa demasiado. piensa en un personaje que te caiga bien o mal. ni siquiera tiene que estar relacionado con la historia general, piensa en su infancia o en anecdotas, dale una personalidad. piensa en una escena que quieras escribir aunque solo sea porque te parece bonita o quedaria bien en una pelicula o estás obsesionada en ese momento con las corrientes decorativas de la alta edad media. lo que sea. piensa sobre todos los recovecos de la pequeña idea o de sus personajes y eventualmente irás tropezándote con cosas que servirán. algo que se te ocurrió pensando en la infancia de un personaje servirá como revelación, o te darás cuenta de que te conviene que las cosas sucedan de una forma, que ciertas relaciones cambien. has visto suficiente televisión y cine, has leido suficientes libros: todo eso sucederá, aunque ahora te parezca que eres incapaz. pero eres incapaz porque nunca has dedicado más tiempo que un pequeño drabble sobre una historia que ya conoces.

así que empezar de cero, cómo? yo te diría que eligieras el genero, primero, pero a la hora de la verdad los generos no importan tanto. si tienes claro que quieres escribir fantasia, genial. si no lo tienes claro del todo, ya lo decidirás más adelante. ahora bien, qué quieres escribir? no quiero una respuesta tipo “quiero escribir una saga epica sobre los impulsos básicos del ser humano, y su relación con un entorno hostil”. eso quedará de puta madre cuando se lo vendas a un editor, pero de momento estás escribiendo porque yo quiero, y no te voy a mentir: las primeras semanas serán putas. así que empieza por un capricho, aunque te parezca tonto. qué te apetece escribir. un baile de máscaras? un niño perdido en el metro? la casa que te gustaría tener? un simple contexto? elige escenas que te llamen la atención, personajes a los que puedas querer aunque no sean la clase de personas que te gustaría tener cerca. o si no los quieres, que al menos te interesen lo suficiente como para querer hablar de ellos. un contexto, la situación global de un planeta imaginario o no, lo que quieras.

pero aunque tengas ese par de escenas o de personajes o de situaciones no empieces a escribir aún. a mí me funciona pensar en varias cosas aleatorias que quiero escribir por puro capricho, definirlas y darlas vueltas, y en algún momento te aseguro que van a empezar a tener sentido entre sí. aparecerán otras escenas, o los personajes cambiarán, o un cierto lugar condicionará a la gente que vive en él hasta que seas capaz de enlazarlas unas con otras. nadie ha dicho que estos enlaces tengan que tener sentido sobre el papel y además ten en cuenta que tú estás creando el canon: puedes retorcer todo lo que quieras, cambiar todo lo que quieras, y funcionará. necesitarás retorcer las cosas y puede que muchas de tus escenas preferidas tengan que cambiar un poco, pero si decides hacerlo será porque es lo que la historia necesita. incluso después de empezar a escribir seguirás cambiando cosas, pequeñas o grandes, pero es que esta vez eres tú la que está decidiendo lo que pasa, así que que no te dé miedo.

en resumen, piensa: qué te apetece escribir?

Anuncios

Responses

  1. Completamente de acuerdo :)

    ¡Venga! ¿Qué te apetece?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: