Posteado por: Adhara | noviembre 30, 2007

La idea que te muerde la cabeza

Una de las excusas más usadas, abusadas, manoseadas y prostituidas que se inventa la gente para no participar en el NaNoWrimo o para no escribir, en general, es algo que nos ha pasado a todos. A todos. Y cuando digo a todos me refiero también a Michael Ende o a George Martin o a los monitos de la China que escribieron la Biblia, es igual.

“Es que no tengo argumento”.

Como diría Marizza: Un argumento, un pomelo! Que no sé muy bien qué quiere decir pero expresa perfectamente mi profunda indignación ante la frase de marras y sus hermanas y primas: “Es que no se me ocurre nada”, “Es que no tengo plot”, “Es que no tengo nada que contar”, “Es que es una tontería” y una muy pero muy usada por eso de que a algunas personas el peloteo les sirve para suavizar estas situaciones incómodas en las que no quieren admitir que son unos vagos de mierda, “Es que no tengo tanta imaginación como tú”.

Contrariamente a lo que pueda parecer o a lo que muchos parecen pensar, los argumentos, las ideas, los plots y las caracterizaciones no crecen en los árboles ni vienen con pilas incluidas y en colores para elegir como una Cabbagge Patchkid. Incluso si es así y alguien recicla un argumento ajeno y lo escribe, otro alguien ha tenido que pensarlo. Poniéndome un poco metafísica ningún argumento, en el momento de su concepción mismo, viene completo. Margaret Mitchell posiblemente no se despertó un día con el esquema detallado de los personajes de Lo que el viento se llevó en la cabeza. Tampoco improvisó el argumento completo mientras se lavaba los dientes. Posiblemente empezó con una idea tonta o una idea lista o un “Fiddle dee dee, qué interesante!” mientras leía un artículo revolucionario sobre a partir de qué hora es adecuado para una señorita enseñar los hombros en el curso de una reunión social.

Queda claro? Seguro?

Mentira.

Por algo que se me escapa la gente que usa esa burda excusa están convencidos de que tienen razón y de que nosotros, oh afortunados que tenemos un esquema y sabemos qué va a pasar en nuestro fic/proyecto/novela/loquesea, un día nos hemos despertado pensando “Voy a escribir una novela. Será sobre una rica y bella chica del Sur justo antes, durante y después de la Guerra de Secesión norteamericana. Estará enamorada de su vecino y la cortejarán dos gemelos. Pelirrojos. Pero su vecino se casará con una chica muy simpática y en la fiesta donde lo anuncian mi bella heredera conocerá a un buscavidas con bigote y sonrisa luminosa al que no reciben las mejores familias en Charlotteville. Le tirará un cenicero. Y ella llevará un vestido que enseñe los hombros, motivo por el cual su ama de cría negra le habrá echado la bronca un rato antes, después de obligarla a desayunar jamón”.

No es así. Repetid conmigo: no es así, los plots no surgen perfectamente formados. Más bien surgen como pequeñas bolitas de blandiblú temblorosas. Son mocos pegados a la pared del cerebro. Se pueden llamar ideas, o plot bunnies, o conejos, o “mira qué cosa más tonta” y muchos, la gran mayoría, demasiados, jamás evolucionan del estado de moco. Muchos además terminan secándose y muriéndose con el tiempo, y si fueran animalitos os darían pena y lo evitaríais. Por qué la gente no lo hace? Pues por lo que llevo repitiendo a lo largo de todo el post. Porque os lo encontráis un día ahí en un rincón y pensáis que nunca llegará a nada y que a todos los demás se les ocurren cosas geniales y a vosotros no.

Las cosas entran mejor con ejemplos concretos, por eso de poder señalar a alguien, así que señalemos:

A Cos le pasa eso. Cos es una escritora brillante, vidente, que sabe exactamente cómo contar las cosas en cada momento para que luego, después de ponerte los dientes largos, descubras que la muy desgraciada escribe poquísimo. Más sobre eso otro día. Al bollo.

Cos además tiene desde hace tiempo la idea para un argumento genial. También está infectada hasta el tuétano de notengoargumentotitis así que si la preguntáis os dirá que eso no es verdad con cualquiera de las excusas antes mencionadas y alguna nueva, improvisada sobre la marcha, que eso se le da muy bien. Yo no soy quien para contar aquí la idea de Cos. Dejémoslo en que es fantasía, es buena como idea y debería ser escrita porque ella, además, escribe bien. Pero no hay manera porque Cos además se piensa que es incapaz de desarrollarla y aquí volvemos al tema general.

Las ideas nacen como esas masas chiquitinas pero ahí tenemos que entrar nosotros. La idea para 20millones3 surgió de un banner de Hotmail. A partir de ahí pasé mucho tiempo pensando en ello y cogiendo cosas de aquí y allá; que si medio killo de terrorista magro, que si dos botes de distopia en polvo. Lo tenía siempre en la cabeza y lo que al principio sólo era un “vaya, te imaginas que…” fue engordando y engordando. No vi el banner y tuve el argumento. No suelo empezar con argumentos sino con escenas sueltas y esto no fue una excepción. Pero tenía la idea en la cabeza, la agarré de las piernas para que no pudiera ir a ninguna parte y después de muchas semanas incluso empecé a pensar cómo podía juntar todo eso con cierta dosis de sentido (no mucho, que tampoco hay que pasarse).

Por eso me cabrea cuando la gente dice que tiene una idea pero no un argumento y seguidamente se olvidan de la idea porque no venía hecha de fábrica. Hay que pensar en ello, no sólo para preguntarse por qué no podemos desarrollarla. Hay que tenerla en la cabeza durante una temporada e ir montándola como una figura de Lego por fascículos, y si sale algo bueno mejor, y si sale algo menos bueno pues también de puta madre porque lo que cuenta es esperar a que crezca y luego ya clavarla al suelo y ver si se puede mejorar. Pero para eso hay que hacerla crecer, carajo.

Anuncios

Responses

  1. Si es que cuando algo está bien dicho, poco más hay que decir. ¡Al tajo!

    te adoro!

  2. Cuantas verdades juntas @.@

  3. ¡Hola! He descubierto tu blog a través de Fer. Qué buena pinta… Me reconozco afectada por esa enfermedad que tan bien describes, así que me tomo este post como un buen tirón de orejas. Me pongo a currar, pues. Pero te aseguro que haré un alto en el camino para pasarme a leerte.
    ¡Un saludo!

  4. Lo de los mocos me ha rendido a tus pies.

  5. Me apunto al comentario de leo.
    Llevo 2 años pensando en lo del NaNo, pensando en lo mucho que escribía de pequeña y lo nada que hago ahora. Pensando en lo bien que me podría venir como práctica, para ir poco a poco.

    Pero eso, que como “no se me ocurre nada que contar” ni empiezo. Para ser sinceros, creo que ni siquiera miro a ver si se me ocurre algo que contar, que es peor todavía, pero me creo que es verdad.

    Me lo tomaré también como un tirón de orejas e intentaré, poco a poco, el ir sacando mocos, a ver si alguno sobrevive al años que viene ;)

  6. ¡amén, señora!

    (aunque bajones notengoargumentoides nos dan a todos alguna vez… a mí la primera, que conste >.<).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: